The Drunken Cake, dulce placer de chela y pastel

The Drunken Cake

Cuando hace unos meses se desató la pandemia, su manera de lidiar con el encierro y el estrés fue horneando. “Una noche chelera de cuarentena dije ¿por qué no hago pasteles con cerveza?”. Al día siguiente ya estaba buscando en línea si había propuestas al respecto. Como no había nada, empezó a idear las recetas. Así fue que con el apoyo de su mamá y hermanos, Gaby Fernández se adentró en un proceso “bastante revelador y muy divertido”, dice la creadora de The Drunken Cake Co., una marca especializada en hacer realidad lo que para muchos cerveceros era un sueño: pasteles hechos con chela artesanal.

Gaby Fernández, fundadora de The Drunken Cake Co.

Esta chica emprendedora combina su trabajo en una agencia de comunicación y relaciones públicas, con el horneado de beer cakes artesanales. Siempre ha sido fan de la cheve y confiesa que a lo largo de su niñez creció con una abuela y una mamá que cocinaban de lujo, haciendo pasteles y postres deliciosos. “Era cuestión de tiempo para que ambas cosas cuajaran en mi cabeza”.

Lo que me mueve es la pasión por lo que
estoy haciendo

Gaby Fernández, The Drunken Cake Co.

Gaby tiene muy claro ese matrimonio único entre la comida y la cerveza que presumimos los mexicanos, y que difícilmente se percibe en otros países.  “El tema de la comida en la cultura mexicana es muy distinto a otro país. Las comidas familiares es algo que se alarga cinco o seis horas… Cuando ya creces y encuentras tu propio círculo de amigos o familia extendida, y los vuelves parte de ti, lo que primero entra es la chelita. Es la bebida universal en las mesas de los mexicanos, que encuentras más rápido y más barata”.

Cuatro propuestas, cuatro estilos

Por ahora, The Drunken Cake Co. ofrece cuatro propuestas chelero-pasteleras de línea, y podemos asegurar que no serán las únicas. El favorito de muchos es el Imperial Chocolate Stout. Gaby sabe que el chocolate y la cerveza es de las combinaciones que más gusta. Y aunque la receta ya circulaba en internet, buscó dar con su propio concepto. “Lo que hice fue adaptarla con cerveza artesanal mexicana y darle un toque secreto”.

La cobertura cremosa de queso del pastel stout combina con las notas amargas del chocolate y la cerveza, a la vez que simula la espuma característica de este estilo cervecero.

También te puede interesar Ciudad Cervecera 2021: convocatoria para cerveceros

En el Honey Cake se armonizan el dulzor de la miel, la suavidad del queso Mascarpone y la cerveza de trigo. Gaby y compañía notaron que a la gente le gusta experimentar con la miel. Este pastel está inspirado en el honey cake del restaurante ruso Kolobok, de Santa María la Ribera, en la CDMX. “Bueno, tal cual no lo podíamos replicar porque su elaboración es más compleja y sus ingredientes no toleran la cerveza, pero hicimos nuestra propia propuesta”.

Pastel con cerveza de trigo
El dulzor de la miel, la suavidad del queso Mascarpone y la cerveza de trigo
se combinan en el imperdible Honey Cake.

Mientras que el Sweet Milk Vanilla Cake tiene un gancho con la memoria, con los recuerdos. Evoca los días en que Gaby llevaba a la escuela las galletas con cajeta preparadas por su mamá. Está cubierto de una tentadora capa cajetosa en la que se disfruta el sabor de la pale ale; un estilo que la propia autora piensa como muy adecuado para quien busca adentrarse en el mundo de la cheve artesanal.

El Sweet Milk Vanilla está cubierto de una capa cajetosa en la que se disfruta
el sabor del estilo pale ale.

Y el número cuatro, no menos importante, es el Lemmon Butter Cake del que escurre “un glaseado cítrico que recuerda a las cafeterías de la prepa o la universidad, o al panecillo que siempre está en casa de tu tía o abuela”. Su base es la cerveza lager y podemos asegurar que en el paladar se asientan las notas cítricas del glass limón, y en la nariz se siente la frescura de su poder aromático.

El glaseado cítrico se escurre por las paredes del Lemmon Butter, un pastel
con cerveza lager como base.

Sólo chela mexa

Esta iniciativa no sólo busca sacar provecho de los sabores y aromas del brebaje cervecero hecho artesanalmente, sino que también quiere contribuir con su grano de arena a la difusión de las recetas de los cerveceros independientes de nuestro país. De ahí que todos sus pasteles empleen sólo cerveza mexicana.

“Sabemos que ha habido un auge importante últimamente de cervezas en México. Nosotros no somos expertos pero estamos al tanto de cómo ha crecido la industria. Los microcerveceros tienen propuestas de muy buena calidad. Es algo diferente, la ipa luego no es la típica que puedes probar fuera de México. Tiene su toque mexicano muy característico”, asegura Gaby.

The Drunken Cake Co.
Cake flight

El gusto se parte en samplers

A menos de dos meses del lanzamiento oficial de The Drunken Cake Co., Gaby comenta que se han dado cuenta de que todo depende del paladar de la gente. Hay quienes son más sensibles al sabor de la cerveza y hay quienes lo perciben menos. Además, el público ha tenido claro que se trata de consumir pasteles y no cervezas. “Cuando se acercan a preguntarnos, es importante sensibilizar a las personas acerca de que no es lo mismo que echarte una cerveza”. Han tenido muy buena aceptación y lo mismo ha recibido sugerencias dignas de tomarse en cuenta.

Ha gustado la originalidad del concepto, así como su nombre. Es un proyecto muy joven que va tomando mejor forma. “Fue por petición de la gente que sacamos los samplers y los cake flights. Porque la realidad es que muchos quieren probar de todos los estilos, y pues no te avientas cuatro pasteles grandes tú solito”.

Samplers

Queda un largo trecho y chorros de experiencia por acumular, pero Gaby se escucha satisfecha con lo que hasta ahora es capaz de ofrecer. “Lo que me mueve es la pasión por lo que estoy haciendo”. La ruta de The Drunken Cake parece encaminarse hacia cosas cada vez mejores, todo en función de lo que se sume: “Más adelante quizás busquemos alianzas comerciales y colaboraciones con cervecerías”.

 

OktoberCake y pan de muerto

Pensando que el festival chelero más representativo en el mundo se canceló este año, The Drunken Cake lanzó su tributo a esta fiesta con un pastel de naranja con chocolate amargo y pretzels. “Definitivamente tenía que ser chocolate porque combina muy bien con el pretzel, y la naranja en Alemania siempre ha estado presente”. El OktoberCake estará disponible hasta más o menos finales de octubre. Y para noviembre, Gaby nos cuenta que ya tienen bien planchada la propuesta: un pan de muerto relleno de crema de cerveza, “que sabe un montón a cerveza y ya fue avalado por todos.”

Sigue todas las novedades de The Drunken Cake Co. en sus redes sociales. En Facebook como @TheDrunkenCakeCo e Instagram como the.drunken.cake.co 

 

Recommended For You

About the Author: Alan Rodríguez